Google+ Followers

lunes, 5 de octubre de 2015

Charlamos con Rafaela de Dormir sin llorar.


Si hay un blog de referencia en España acerca del sueño infantil, sin duda es DormirSinLlorar.com
Hoy hablamos con su creadora, Rafaela López, que ha compartido con nosotros como comenzó esta aventura y cómo puede ayudar a padres en apuros visitar su página y leer el libro con el mismo título, del que es coautora.



 Rafaela López es madre de Víctor (2004) y Diego (2009) Analista clínico y químico, Coach y Asesora de lactancia. Fundadora y directora de DormirSinLlorar.com desde 2004 y coautora del libro con el mismo nombre, editado en 2014 por la editorial Obstare.
 
 





Rafaela, cuéntanos cómo comenzó este precioso proyecto de dar información a los padres acerca  del sueño del bebé.


-Comenzó en el año 2004, cuando mi primer hijo tenía 6 meses de edad. El espacio dormir sin llorar nació como una necesidad propia de encontrar respuestas y ayuda a las malas noches que vivía con él. Necesitaba un lugar donde encontrar a otras familias en mi misma situación, que compartiesen mi estilo de crianza nocturno, para buscar soluciones sin lágrimas a los problemas de sueño y no como existía...¡lo creé! Y lo llamé “dormir sin llorar”, porque era lo que buscaba en Google: “cómo dormir a un bebé sin llorar”.



Qué van a encontrar quienes lean el libro Dormir sin llorar.


-Once años de sabiduría compartida, ordenada por edades y por intereses. No duerme igual un recién nacido que un niño de dos años, ni un bebé de pecho o uno que ya coma más cosas, las problemáticas son distintas y las soluciones también. El libro dormir sin llorar no es un tostón aburrido lleno de teoría, si no un manual dinámico y práctico , porque está creado a partir de las experiencias compartidas de las más de 15.000 familias que han pasado durante estos años por el foro. Es un libro lleno de soluciones reales a problemas reales.


Cuál es el motivo que seáis siete autoras para el libro.


-El libro nace del foro de la web, que es el punto de encuentro de las familias, y por ello, tratamos de hacer un libro que englobase toda la sabiduría y el apoyo contenido en él. No podía ser obra de una sola persona. Necesitábamos identificar, aislar y purificar las experiencias vertidas con la ayuda de las moderadoras. Que son usuarias veteranas e implicadas en la comunidad. Entre todas logramos captar la esencia del trato de madre a madre, de la fuerza de la experiencia trasmitida. Queríamos que el libro fuese cercano, como si te hablase una amiga. Y el formato de  grupo de autoras lo logró: siete mujeres y miles de casos con los que nos identificábamos cada una, gracias a ello, creo que se puede decir que no nos hemos dejado nada en el tintero.




Qué puedes contarnos del método que habéis creado para ayudar y apoyar a padres con necesidad de enseñar a dormir a sus hijos.


-Que es el anti-método, no tratamos de programar a los pequeños para que duerman como queremos, o como creemos que deberían dormir. Cada niño es diferente y esa es la clave. Se trata de identificar  los problemas que cada familia tiene en relación con el sueño del pequeño y tratar de ajustar las dinámicas para alcanzar un equilibrio entre las necesidades del niño y la de la familia. La herramienta infalible es la comunicación, los bebés quieren (y saben) dormir, no hay que enseñarlos, sólo hay que entenderlos, actuar en consecuencia y fin del problema, todo el mundo descansa.


Desde el primer momento que buscas en la red información acerca del sueño infantil encontramos tu página, imaginabas que tu trabajo iba a tener esa repercusión.


-No lo buscaba... sólo pretendía que aquellos padres que no querían hacer métodos raros que consistiesen en dejar llorar a intervalos a sus bebés encontrasen la web y el foro de DormirSinLlorar y parece que lo hemos conseguido. Hace diez años sólo había una forma de abordar el sueño infantil y hoy en día, los métodos del llanto están siendo ampliamente cuestionados. La verdad es que me siento feliz de haber contribuido al cambio. Ver que la web ha ayudado y sigue ayudando a muchas familias me hace muy feliz.


También ofrecéis charlas y talleres, cuéntanos en qué consisten y como es el procedimiento para organizar uno.


-Es muy agradable saltar de la pantalla y trabajar con familias reales. En las charlas se habla del sueño normal de los pequeños y de las problemáticas más comunes con sus soluciones más comunes. Y en los talleres se tratan las noches de cada familia de forma personalizada, en aras de crear un plan de sueño que nos ayude a comunicarnos con éxito con nuestro bebé para mejorar las noches, o las siestas y descansar todos más. Para organizar una sólo hay que enviarme un mail a rafi(arroba)dormirsinllorar.com,  como las autoras estamos repartidas por toda la península (e incluso en México) podemos cubrir un territorio extenso.


Qué puedes decirnos acerca del colecho. 


-Que cada vez más familias escogen esta opción de crianza nocturna. Si la pareja está de acuerdo en dormir junto al bebé el descanso de todos está garantizado ya que:


1- Los bebés duermen más tranquilos cuando están cerca de sus padres.

2- Facilita las tomas de lactancia materna y biberón al no tenerse que incorporarse para cogerlo y dejarlo, y poder dar el pecho tumbada.

3- Facilita el posparto, sobre todo si el nacimiento ha sido por cesárea.

4- Hay menos desvelos: ni el bebé se pone nervioso esperando, ni los papás se desvelan atravesando los pasillos de la casa.


El colecho es la mejor opción para que  los bebés duermen tranquilos, pero es importante de que se observen las normas de seguridad para practicarlo. Poner al bebé en medio de la cama cuando la noche se alarga al tercer despertar es una solución muy socorrida, pero es necesario evitar esta práctica. Si se va a  colechar con un bebé aunque sea esporádicamente se deben de poner todos los medios necesarios para evitar que pueda quedar atrapado o caerse de la cama. Y una de las formas más seguras de colechar, recomendada por la Academia Americana de Pediatría AAP es con una cuna adosada, o cuna colecho como la vuestra. Con ella se gana un espacio extra en la cama de los padres para que el bebé pueda dormir con total seguridad al lado de ellos.