Google+ Followers

martes, 21 de febrero de 2012

Un dormitorio saludable.


Al empezar a crear nuestro hogar las zonas dedicadas al descanso son prioritarias si queremos gozar de buena salud, por ello, nos ponemos manos a la obra con nuestro dormitorio.
Color, distribución, materiales, estilos y un largo etc. nos pueden agobiar si no tenemos las ideas del todo claras. Y yo te digo, primero lo primero.
LO PRIMERO SON LAS PERSONAS Y SU BIENESTAR.
Para sentirnos bien es muy importante un sueño reparador, para ello vamos a dar unas pautas generales. A la hora de pintar el dormitorio tendremos en cuenta no usar colores que inciten al movimiento, sino todo lo contrario. Los más adecuados para ello son los tonos neutros y los colores pasteles como el blanco roto, tonos melocotón o arenas claritos. Habría que ver cada caso porque no es lo  mismo una orientación norte que otra sur, pero acertadas siempre van a ser las tonalidades suaves.
Un buen colchón es básico para tener un buen descanso, tendremos en cuenta siempre los hechos con materiales naturales, látex, algodón, lanas, fibra de coco.  El somier es igual de importante, los mejores de láminas de madera que se adapten suavemente a nuestro cuerpo. Lo mismo ocurre con la ropa de cama, los tejidos naturales  son igualmente importantes para el descanso, ya que los textiles sintéticos con la fricción producen electricidad estática y nos provoca  nerviosismo y tensión impidiéndonos descansar correctamente.
Importantísima es la orientación de nuestra cama. En muchos casos no podemos elegir pues está muy determinada por la estructura de la habitación, pero si podemos hacerlo siempre pondremos nuestra cabeza al norte para así alinearnos con el norte magnético y favorecer la regeneración celular.
Nunca pondremos cerca de la cama aparatos eléctricos, ni el típico radio-reloj-despertador, ni televisores, los móviles cargando y por supuesto jamás el ordenador enchufado. Daría para mucho hablar de la contaminación electromagnética pues es un tema apasionante, pero solo deciros que esa contaminación invisible es la culpable de una buena cantidad de enfermedades y de la falta de descanso de muchas personas.
Y por último ventila, hay quien dice que sería bueno ventilar cinco minutos cada hora para renovar el aire de nuestro hogar. No sé si será una exageración, pero tengamos en cuenta ventilar todos los días. ecoideasdecoracion@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario